#79

•julio 17, 2008 • Dejar un comentario

Los haces de luz se colaban
por los agujeros de la persiana a
una hora a la que no me apetecía
despertar.

Por la ventana entreabierta -como
mis ojos- los sonidos de la
calle se escurrían, buscando
mis oídos, para terminar
ya con mi interrumpido sueño.

Nunca había llegado a aborrecer
tanto el ruido de la ciudad.
Cuántas veces habré deseado
que, por un momento, se parase
ese ajetreo y sólo quedara
silencio.

Un silencio tan total y
siniestro que me taponara
los oídos y me impidiera
escucharme a mi mismo
respirando.

Cuántas veces habré
deseado también que una noche
toda fuente de luz
artificial se sumiera en un breve coma
de unos diez -o cinco- minutos.

Ello permitiría que todos
observáramos las estrellas en
su máximo esplendor.

He deseado siempre muchas
-quizás demasiadas-
cosas.
Cosas que, por regla general,
no se cumplían.

Hubo tiempos en que mis
deseos fueron del color
de una foto al vacío.
Tiempos ya afortunadamente
pasados y que,
cuanto más los recuerdo, más
lejos me siento de ellos.

Ahora mis deseos son
diferentes.
Presentan otro matiz,
otra saturación, y puedo
ver los resultados a veces
rápidamente.

En estos tiempos que corren,
sigo deseando muchas
cosas diferentes
a las mencionadas anteriormente,
y las diría.

Pero si las dijera, no se cumplirían.

*In English, yeah

•julio 11, 2008 • 2 comentarios

Insert coin and make me wonder who or what I am.
Define the structures that give me balance and stability.
Label me and call me names.
Talk about me with your friends.
Say bad things.
Nasty things.
Hateful things.
Now stop.

Look at yourself.
[…]
I don’t care, find a mirror.
Now look in it. Look through it.
Find yourself as you really are.
What do you mean you can’t see a thing?
Are you trying to say that you lack a substance?
A personality?
A life?
Are you really an individual?
Are you happy?
Are you sure?

I know life ain’t simple, but you gotta find a way to be.
And it mustn’t be the way they want you to be.
Like if you were a mindless human-shaped blob.
Doing whatever they tell you to do.

Be.
Someone.
Unique.
Only.
Yourself.

Nobody can be that.
Nobody can top that.

You are.
So be.

Think about it.

Some of the things I hate right now

•junio 24, 2008 • 1 comentario

Odio
no saber qué escribir.

Odio
no tener una organización
lógica de mis pensamientos.

Odio
empezar a escribir algún
texto, y que a mitad
de este, simplemente
desaparezca.

Odio
ser incapaz de crear metáforas
ingeniosas, bellas, con
sentido.

Odio
que no sepa siquiera
cómo finalizar este texto.

Odio
que ya pretenda acabarlo
con lo corto que es.

Odio
que los textos que escribo sean
cortos.

Odio
esa voz que me dice
que no publique el texto
que estoy escribiendo cuando
lo voy a finalizar.

Odio
odiar tantas cosas.

Odio
saber que odio incluso más
cosas.

Odio
concluir este texto así.

¿Egocentric?

•junio 20, 2008 • Dejar un comentario

He tenido una revelación.
Adoro la primera persona.
La pregunta adecuada
sería por qué.
Considero esta pregunta un
tanto estúpida, ya que
ni yo mismo sé la
respuesta.

Podría ser
-quizás-
por querer hacer mías
experiencias que no lo son.
Quizás hace que me sienta
de alguna forma diferente, no
sé.

Pero lo que si es cierto es que
el empleo de la primera
persona me encanta.
A lo mejor eso
me convierte en un egocéntrico.
No, ¿verdad?
Quiero decir, si fuera
un egocéntrico todo lo
que escribo en primera persona
sería verídico en mi vida,
y trataría sobre
mí.

Pero no todo lo que
escribo en primera persona
es verídico al 100%.
Aunque a lo mejor hay cosas que
sí.
Pero, ¿quién me va
a discutir qué es lo real y qué lo que
no?

Vaya, quizás sí que sea
un egocéntrico.
No sé.
Supongo que un poco,
¿no?
Como casi todo el mundo,
¿no?

(I) Don’t think too much

•junio 15, 2008 • 2 comentarios

Las palabras ya no fluyen por mi cabeza como
antaño;
se intercalan con sinsentidos que nunca
llego a comprender.
Mi mente suele estar siempre en blanco
inmaculado por regla general, y cuando
me pongo a pensar,
llego a la conclusión de que
no pienso.
Citas descárticas me revelarían
mi no existencia en este caso.

Cada vez que las miradas
centran su atención en el pasado,
me cuentan con un hilo
de voz únicamente audible
por unos pocos -entre los que me
encuentro-, que esa ha sido
mi posición desde que pueden
recordar.
Que no soy persona de muchas luces
y,
que las pocas que tengo
se dedican a lo mismo siempre.

Sin duda, no pienso
-por regla general-,
y cuando pienso, redundo en
tópicos ya más que pensados,
y que -por regla general-
no pararé de pensar.

Affirmative

•junio 9, 2008 • 1 comentario

Daba tumbos, y no era por lo usual. Esta vez no estaba borracho. Esta vez no había estado bebiendo toda la noche para dejar de pensar en lo que lo atormentaba durante todo el día.
No.
Esta vez no había llorado durante horas. Esta vez no había visto la habitación vacía.
Para nada.
Esta vez no había tenido un ataque de ansiedad que le hubiera provocado un desmayo y lo hubiera dejado inconsciente durante unas tres horas.
Qué va.
Esta vez no la había oído dando un portazo. Esta vez no la había oído pronunciando un elaborado discurso (quizás con años de preparación).
Negativo.
Esta vez no había empezado a discutir con ella. Esta vez no le había reprochado nada.
Ninguna posibilidad.
Esta vez no había estado viviendo con alguien como si viviera solo. Esta vez no durante muchos años.
Altamente improbable.
Esta vez sólo había salido de casa a comprar la cuerda que daría fin a su sufrimiento. Esta vez sólo había sido parado por un hombre enmascarado que le pedía todo lo que llevara.
Sí.
Esta vez sólo había intentado enfrentarse a un hombre enmascarado. Esta vez sólo le habían clavado un cuchillo de cocina en mitad del pecho.
Desgraciadamente.
Esta vez daba tumbos sólo porque se desangraba y nadie había cerca para ayudar. Esta vez sólo había caído para no volver a levantar.
Afirmativo.

#73

•mayo 28, 2008 • 1 comentario

Sus zapatos. Le molestaban.
Se agachó y comenzó a desatar el cordón izquierdo, pero antes de acabar, empezó con el derecho, y cuando fue a acabar con este, sujetó ambos cordones y los desató a la vez.
Los ácaros le dijeron que lo hiciera así.
Sujetó el zapato derecho (gastado por el tiempo) con la mano izquierda por el talón, y tiró suavemente hasta que quedó al descubierto su pie con un calcetín color naranja.
Repitió el mismo proceso con el zapato izquierdo.
Acto seguido, tras colocar los zapatos mirando al cinturón de Orión, se sentó en la arena y comenzó a quitarse los calcetines.
Primero el pie izquierdo.
Luego el derecho.
Apoyó los pies en la arena y apretó fuerte hacia abajo hasta que los hubo perdido de vista.
Como adoraba esa sensación.
Se acercó la funda y sacó la guitarra.
Durante varias horas melodías sin orden preestablecido sonaron en la playa.
Cuando se hubo cansado, guardó la guitarra y se puso de pie.
Contempló el horizonte.
Miró las olas (lo que conseguía vislumbrar de ellas, al menos).
Sin pensárselo dos veces, se quitó la camiseta, los pantalones y la ropa interior.
Fue corriendo hacia la orilla (las olas la llamaban) y entró en el agua.
El cambio de temperatura hizo que se sintiera viva.
Más viva que los días anteriores.
Días en los que no tenía aspiraciones de felicidad.
Días en los que la vida le había sido arrebatada.
Todo por culpa de…
[————————————]
Salió del agua, empapada (normal, pensó).
Se puso la ropa lentamente, notando cómo cada fibra se iba pegando a su piel y hacía que se sintiera aprisionada de nuevo.
Miró los zapatos y siguió la puntera con la mirada.
Sabía que si veía el cinturón, se sentiría un poco mejor.
Nunca en su vida había odiado tanto el hecho de que la Tierra girara y cambiara todo de sitio.
Se puso los zapatos atando los cordones con fuerza e incluso llegando a hacerse daño.
No le importaba mucho, estaba enfadada porque había vuelto al mundo real, y los recuerdos de días anteriores la ahogaban en un tanque sin oxígeno.
Cogió la guitarra y gritó con todas sus fuerzas.
Poco a poco se fue alejando, fundiendo en sus mejillas gotas de agua con lágrimas furiosas.